Electromagnetismo mejora los cultivos

.

Andrés Cardona

Con el propósito de mejorar las condiciones de la agricultura en el país, un grupo de investigadores de la Universidad Cooperativa de Colombia, la Fundación Universitaria Agraria de Colombia (Uniagraria) y el Instituto de Ciencia Animal (Ica) realizaron una investigación en campos electromagnéticos para mejorar la calidad de las semillas cultivadas por los agricultores y que proponen como recurso tecnológico para estimular la postgerminación de las mismas. 

De acuerdo con Olga Marín, investigadora de Uniagraria, esta técnica se ha empleado “para incrementar la germinación de semillas, el crecimiento y desarrollo de las plantas, el incremento del peso de los frutos y los rendimientos, así como el mejoramiento de procesos metabólicos en el vegetal”.

La investigación demuestra así que el proceso de germinación de las semillas es más rápido que el de aquellas que no han sido expuestas a dichos campos magnéticos. De esta manera, en un futuro podría hablarse de una alta eficacia que puede tener connotaciones económicas en la producción de especies vegetales mediante la utilización de campos magnéticos, explicó Marín.

Por su parte Jannet Ortiz, investigadora de la Universidad Cooperativa de Colombia, señaló que los campos electromagnéticos son una energía existente que impacta positivamente a diferentes seres vivos, “por lo que en este proyecto  aprovechamos ese beneficio para que de manera natural las semillas recuperen su potencial germinativo, logrando reducir pérdidas económicas en los agricultores por bajo rendimiento en sus cosechas”.

En este sentido, al lograr aumentar el poder germinativo de las semillas de plantas cultivadas se consigue mayor volumen de plantas en crecimiento y, por ende, “una mejor producción de biomasa con cultivos más fuertes y mejor producción”, agregó Ortiz. 

A pesar de los efectos positivos de esta tecnología que arrojó el estudio, “a la fecha no se tienen costos económicos precisos, pero se piensa en una tecnología que pueda ser implementada por el agricultor colombiano”, indicó Deivis Suárez, coordinador de investigación en Uniagraria. 

El potencial de los campos electromagnéticos en la agricultura promete mejorar la productividad, sin embargo, “lo que nos falta es definir metodologías para transmitir al agricultor estas nuevas tecnologías y los llamados a esta labor son los gobiernos y las universidades quienes tienen que apuntar a opciones como ésta para ver las bondades de esta tecnología productiva”, concluyó Marín.

Tecnología es amable con el ambiente 

Según Olga Marín, investigadora de Uniagraria, el uso de los campos electromagnéticos en la agricultura es económico, no es contaminante, es fácilmente transferible y se ajusta a las necesidades y tiempos actuales en los que existe una alta demanda alimenticia producto de un crecimiento demográfico elevado y que han ocasionado un uso masivo y extensivo de fertilizantes y plaguicidas en el sector agricultor, que si bien incrementan notablemente el rendimiento de los cultivos, a la larga causan un daño irreversible al medio ambiente. 

Las opiniones

Olga Marín
Investigadora Uniagraria
“El agricultor puede disponer de esta tecnología como solución a los problemas de germinación o dormancia de la semilla”. 

Jannet Ortiz
Investigadora Universidad Cooperativa de Colombia

“A la fecha se está en estudios que permitan obtener mejores resultados en las postcosechas y determinar precios de implementación”.